thinkingforthechange

100% en plural

TRABAJO COOPERATIVO

ec02-portada-presentacion

 

Las últimas investigaciones coinciden en afirmar que este tipo de aprendizaje ha mejorado la convivencia escolar y la prevención de la violencia, … y entre otras aspectos gracias a:

La Atención a la diversidad

Es este tipo de aprendizaje es el que nos demuestra desde hace ya tiempo cómo desde su aplicación en las aulas los  docentes indirectamente hacemos real una mejora notable en: el rendimiento, la motivación por aprender, el sentido de responsabilidad, la tolerancia y, especialmente, para desarrollar la capacidad de cooperación y mejorar las relaciones entre los alumnos/as en contextos heterogéneos. En función de lo cual, en los años 90 el aprendizaje cooperativo es reconocido como una de las principales innovaciones tanto para favorecer el logro de importantes objetivos educativos como para dar una adecuada respuesta a las exigencias que se plantean desde la atención a la diversidad que se hace cada vez presentes en nuestras escuelas.

Interdependencia positiva, motivación y aprendizaje

Una estructura competitiva del aprendizaje, que queramos o no reconocer, se da con cierta frecuencia en nuestro sistema educativo y más frecuentemente en aulas donde la metodología se asemeja a aspecto educativos tradicionales. Se caracteriza por una relación y vivencia negativa por parte de los alumnos/as entre el éxito de los compañeros/as y el éxito propio, provocando una situación común y actualmente en auge en la cual esfuerzo por aprender suele ser desalentado entre los alumnos, contribuyendo a crear, incluso, normas de relación entre iguales que van en contra de dicho esfuerzo y a conceptualizarlo de manera negativa. El aprendizaje cooperativo, por el contrario, permite crear una situación en la que la única forma de alcanzar las metas personales es a través de las metas del equipo; lo cual hace que el aprendizaje y el esfuerzo que exige sean mucho más valorados entre los compañeros, aumentando la motivación general así como el refuerzo y la ayuda que se proporcionan mutuamente en este sentido. Desde esta perspectiva motivacional, se ha observado que el aprendizaje cooperativo logra mejorar el rendimiento cuando la evaluación cumple dos condiciones: se recompensa el trabajo grupal, y la evaluación procede de la suma del rendimiento individual de todos los miembros del grupo.

Cambios en el papel del profesor para una enseñanza desde un modelo cooperativo

El aprendizaje cooperativo supone un cambio importante en el papel del profesor/a y en la interacción que éste establece con los alumnos/as. El control de las actividades deja de estar centrado en el alumno/a de forma individual y pasa a ser compartido por toda la clase. Este cambio hace que el profesor pueda y deba realizar actividades nuevas, además de las que habitualmente lleva a cabo en otras formas de aprendizaje (explicar, preguntar y evaluar), que contribuyen a mejorar la calidad educativa, como por ejemplo:

1) Enseñar a cooperar de forma positiva

2) Observar lo que sucede en cada grupo y con cada alumno/a

3) Prestar atención a cada equipo para resolver los problemas que puedan surgir

4) Proporciona un reconocimiento y una oportunidad de comprobar, por parte de cada alumno/a su propio progreso, los resultados obtenidos, … ; en este sentido, sugieren que la realización de dichas actividades (dentro del aprendizaje cooperativo) hace que mejore también la interacción que el profesor/a establece con sus alumnos/as . Además, el aprendizaje cooperativo permite y exige una mayor colaboración entre profesores/as de la que habitualmente se produce con otros métodos, y cuando varios profesores/as cooperan en su aplicación mejora su eficacia y viven la experiencia de forma mucho más satisfactoria que cuando lo aplican individualmente.
Es esencialmente importante que tengamos en cuenta que el aprendizaje cooperativo complementa las otras formas de aprendizaje, no las sustituye. Es un medio más para complementar las explicaciones del profesor/a, el trabajo individual, … ; en definitiva buscan una complementariedad y un enriquecimiento en la propia práctica docente.

¿Qué condiciones de aplicación y evaluación del aprendizaje cooperativo, debemos tener en cuenta?

1. Contextos de aplicación

     La mejor opción para que el aprendizaje cooperativo sea eficaz, pasa por incluirlo de forma permanente como una actividad académica regular, sin que esto signifique la exclusión de otras actividades de aprendizaje con las que se complementa. No se pretende sustituir las diversas prácticas docentes que llevamos a cabo sino buscar con el uso del aprendizaje cooperativo, sus estrategias y técnicas, una forma didáctica de base que permita su complementariedad con otras prácticas ya conocidas.l

El aprendizaje cooperativo puede ser aplicado sobre cualquier materia y a lo largo de todo el curso escolar. Para favorecer sus resultados en contextos de rendimiento muy heterogéneo suele ser conveniente elegir:

1) Materias que puedan ser descompuestas en unidades fáciles de manejar por los alumnos/as y ordenadas según su complejidad

2) Materiales y situaciones que proporcionen experiencias prácticas relacionadas con lo que deben aprender , así se facilita la tarea del equipo y ésta resulta más atractiva

3) Para proporcionar igualdad de estatus (y compensar así las diferencias que se producen con métodos tradicionales) se debe elegir aquella materia que presente menos problemas para los alumnos/as con dificultades y/o llevar a cabo el aprendizaje cooperativo en varias materias.

2. ¿Cómo formar de los equipos de aprendizaje?

Conviene tener en cuenta que el componente fundamental de este método son los equipos de aprendizaje, que deben permanecer estables a lo largo de cierto tiempo (dos o tres meses como mínimo, para obtener resultados de cierta significación) y formarse en función de su heterogeneidad en género, rendimiento, etnia y riesgo de exclusión y de violencia.

La configuración de los grupos de trabajo, es esencial y se necesita tener un conocimiento adecuado de los alumnos/as, a la vez de realizar un seguimiento de éstos a lo largo de todo el curso. Pues es de vital importancia garantizar unas relaciones interpersonales adecuadas y favorecer de esta forma la cooperación entre ellos.

Normalmente solemos dejar que los equipos de trabajo lo formen los propios alumnos/as, y con ello se suele reproducir en ellos las segregaciones en función del: género, el rendimiento, el grupo étnico… . Para superar dicha tendencia es recomendable que dichos equipo de aprendizaje sean distribuidos por el profesor/a. Al formar equipos heterogéneos transmite una actitud contraria a las segregaciones y proporciona la oportunidad de descubrir que a pesar de las diferencias existen semejanzas. Experiencia educativa que resulta de extraordinaria relevancia para la lucha contra la exclusión y la prevención de la violencia.

3. La  presentación del trabajo cooperativo en el aula: un clave más en para su éxito

Antes de empezar es muy importante que expliquemos en qué consiste el aprendizaje cooperativo y como se van a evaluar, que perseguimos con este trabajo cooperativo, … .

Debemos comunicarles a los alumnos/as que este trabajo cooperativo va a su poner que tengamos que aprender  o trabajar otros aspectos que nos hagan eficaces en nuestros grupos de trabajo. Aspectos como habilidades sociales, presentación de contenidos, aceptación de las realidades personales, utilización de los recursos personales  y grupales, …

4. La evaluación

La evaluación representa una parte muy importante del aprendizaje cooperativo; puesto que de ella depende que se cree o no la interdependencia positiva, una de sus principales características. Es muy importante que los alumnos/as entiendan de qué depende la evaluación y que la consideren justa.

     Cuando el aprendizaje cooperativo se aplica en contextos de rendimiento muy heterogéneo, en los primeros cursos y/o cuando existe poca motivación por el aprendizaje puede ser necesario incluir periódicamente sesiones de evaluación en las que se igualen al máximo las oportunidades de todos los alumnos/as para obtener resultados positivos.

Principales modelos de aprendizaje cooperativo

La mayoría de los procedimientos de aprendizaje cooperativo, incluyen los tres pasos siguientes :

1.Se divide la clase en equipos de aprendizaje (de tres a seis miembros) generalmente heterogéneos en rendimiento y que suelen permanecer estables a lo largo de cierto tiempo.

2.Se anima a los alumnos/as a ayudar a los otros miembros de su equipo en el aprendizaje de la tarea encomendada.

3.Se recompensa por el rendimiento obtenido como consecuencia del trabajo del grupo.
Los procedimientos de aprendizaje cooperativo más utilizados son :

  1) Equipos cooperativos y juegos de torneo (Teams-games-tournament , TGT), DeVries y Slavin, 1978. Los estudiantes son asignados a equipos heterogéneos. La función primaria del equipo es enseñar a sus miembros y asegurarse de que todos están preparados para el torneo. En el cual, cada alumno/a compite con compañeros de su mismo nivel de rendimiento (con los que se sienta en una misma mesa), representando al equipo que le ha entrenado . Las puntuaciones obtenidas por cada alumno se añaden a la puntuación media de su equipo. Inmediatamente después del torneo, el profesor prepara un marcador que las incluye . La composición de los grupos para los torneos varía en función de los cambios experimentados en rendimiento.

     2) Equipos cooperativos y divisiones de rendimiento, (Student Teams Achievement Divisions, STAD) Slavin (1978). Técnica de similares características a la anterior pero que sustituye los torneos por exámenes de realización individual que el profesor evalúa en relación a grupos de nivel homogéneo (en lugar de compararle con el conjunto de la clase). Una modalidad especial de esta técnica es la comparación del rendimiento alcanzado en la prueba por cada alumno con el obtenido en la evaluación anterior. Cuando un alumno obtiene un resultado mejor consigue los puntos para el equipo que le ha entrenado.

     3) Equipos cooperativos e individualización asistida (Team Assisted Individualization, T.A.I.) , Slavin, Leavey y Madden, 1982. Combina el aprendizaje cooperativo con la instrucción individualizada con el objetivo de adaptar dicho aprendizaje a niveles de rendimiento extremadamente heterogéneos. Se forman equipos heterogéneos de 4 o 5 alumnos/as. Cada alumno trabaja dentro de su equipo, con un texto programado por unidades de acuerdo con su nivel de rendimiento. En cada unidad, los alumnos realizan regularmente un conjunto de actividades. Los compañeros/as de cada equipo trabajan por parejas de su propia elección, intercambiando las hojas de respuesta y corrigiéndose mutuamente los ejercicios. Cuando aciertan en un porcentaje igual o superior al 80% pasan a la evaluación de la unidad, que es corregida por otro alumno-monitor. La puntuación de cada equipo procede de la suma de las puntuaciones que obtienen todos sus miembros y del número de pruebas que realizan.

4) Rompecabezas (Jigsaw), Aronson 1978. Los estudiantes son asignados a equipos heterogéneos. El material académico es dividido en tantas secciones como miembros tiene el equipo. Y cada alumno estudia su sección en “grupos de expertos” con miembros de otros equipos que tienen las mismas secciones. Posteriormente cada alumno aporta a sus compañeros de equipo el trabajo realizado y, finalmente, todos los miembros son preguntados sobre la unidad entera individualmente y evaluados también de forma individual . Una variación de esta técnica es el Jigsaw II (Slavin, 1980), que cambia respecto al Jigsaw I el sistema de evaluación ( sumando las notas de los exámenes individuales para formar las puntuaciones de los equipos).

5) Aprendiendo juntos (Learning Together), Johnson y Johnson, 1975. Los alumnos trabajan en grupos pequeños (en torno a tres miembros) y heterogéneos. La tarea se plantea de forma que haga necesaria la interdependencia (con un material único o con división de actividades que posteriormente se integran). Se evalúa el producto del grupo en función de determinados criterios especificados de antemano; recompensando al equipo que mejor la ha realizado.

6) Investigación de grupo (Group Investigation, G.I.), Sharan y Sharan, 1976. La distribución de los alumnos por equipos (de dos a seis miembros) se realiza según las preferencias de los propios alumnos/as. Cada equipo elige un tema del programa y distribuye las tareas específicas que implica entre sus miembros para desarrollarlo y elaborar un informe final. El profesor anima y asesora la elaboración de un plan que permita desarrollar bien la tarea encomendada , utilizando diversos materiales y fuentes de información y discutiéndola entre los miembros del equipo, que al final expone ante la clase el resultado de su trabajo. Tanto el profesor como los alumnos evalúan el producto de cada grupo.

Un ejemplo práctico de aprendizaje cooperativo para primaria

Se resume a continuación el procedimiento de aprendizaje cooperativo que hemos desarrollado para contextos heterogéneos de educación primaria, a los que asisten junto a niños del grupo mayoritario, alumnos de minorías étnicas (Díaz-Aguado, 1992) o con necesidades educativas especiales (Díaz-Aguado, 1994):

Formación de equipos de aprendizaje cooperativo heterogéneos (en grupo étnico, genero, nivel de rendimiento..) con la tarea de preparar a cada uno de sus miembros en una determinada materia, estimulando la interdependencia positiva.

Desarrollo de la capacidad de colaboración, a través de las siguientes actividades:

· Crear un esquema previo.
· Definir la colaboración conceptualmente y a través de conductas específicas.
· Proporcionar modelos para favorecer el aprendizaje por observación.
· Proporcionar oportunidades de practicar.
· Evaluar la práctica y comprobar a lo largo de todo el programa que los alumnos cooperan adecuadamente.

      Realización , como mínimo, de dos sesiones de aprendizaje cooperativo por semana.

Realización de la evaluación, a través de uno de los dos procedimientos siguientes o combinando los dos:

· Torneos grupales (comparación entre alumnos del mismo nivel de rendimiento). Se distribuye al máximo la oportunidad de éxito entre todos los alumnos de la clase. Se educa la comparación social. La aplicación de este procedimiento depende de que puedan formarse grupos de nivel de rendimiento similar.

· Torneos individuales (comparación con uno mismo en la sesión anterior). Se maximizan las oportunidades de éxito para todos los alumnos. Se estimula el desarrollo de la idea de progreso personal.

Un ejemplo práctico de aprendizaje cooperativo para secundaria

A continuación se presenta el modelo que hemos desarrollado en enseñanza secundaria dentro de los Programas de prevención del racismo y la violencia entre los jóvenes (Díaz-Aguado, Dir., 1996) y del Programa para prevenir la violencia contra las mujeres construyendo la igualdad (Díaz-Aguado, 2002):

Formación de equipos de aprendizaje cooperativo heterogéneos (en genero, nivel de rendimiento, estructura de razonamiento socio-moral, actitudes hacia la diversidad..), estimulando la interdependencia positiva.

División del material en tantas secciones o especialidades (sociología, historia, medios de comunicación….) como miembros tiene cada equipo.

 3º Cada alumno desarrolla su sección en grupos de expertos con miembros de otros equipos que tienen la misma especialidad. El profesor/a anima y asesora la elaboración de un plan que favorezca un adecuado desempeño en la tarea encomendada , utilizando diversos materiales y fuentes de información. Estos grupos de expertos siguen con frecuencia una metodología similar a la de determinadas actividades profesionales (sociología, periodismo, política..).

Integración del trabajo de los expertos en los equipos de aprendizaje cooperativo, de forma que cada equipo reciba toda la información que en dichos grupos de expertos se ha elaborado.

Evaluación de los resultados obtenidos tanto por los grupos de expertos como por los equipos de aprendizaje cooperativo. Cada alumno es evaluado, por tanto, desde una múltiple perspectiva:

· Por el grupo de expertos con el que ha investigado, evaluando la calidad del producto global desarrollado.

· Por el grupo de aprendizaje cooperativo , al que ha enseñado y del que ha aprendido. Evaluación que se calcula sumando el rendimiento individual de cada uno de sus miembros.

· Siguiendo la propuesta que los alumnos/as plantean junto a las dos calificaciones anteriores, se sigue considerando (con un peso del 30% o del 50% sobre la puntuación final) la calificación individual.

Cuando existen dificultades para llevar a cabo la división por grupos de expertos, puede suprimirse inicialmente, y tratar de incorporarla después, cuando el grupo ya esté familiarizado con el resto del procedimiento

Reducción de la necesidad de controlar la conducta negativa

Los profesores/a describen que el aprendizaje cooperativo hace las clases más amenas y participativas, dando protagonismo a todos los alumnos/as, incluso a los que con métodos tradicionales suelen buscarlo con conductas disruptivas, con lo que reduce los problemas de indisciplina así como la necesidad de que el profesor/a deba controlarlas y sancionarlas, mejorando con ello sensiblemente el clima del aula para todos los que en ella se encuentran, incluido el propio profesor/a:

En palabras de un profesor que ha llevado a cabo estos métodos : “Estos métodos favorecen el protagonismo de los alumnos/as, estimulan la motivación hacia la tarea y facilitan enormemente la labor del profesor/a, porque pasa de ser un transmisor de conocimientos a un facilitador de la tarea y la persona que coordina una serie de actividades propiciando una participación más activa de los alumnos/as, donde éstos encuentran un mayor protagonismo. Son metodologías que cambian de alguna manera el papel del profesor/a pero que, una vez que se adquieren y practican, facilitan la tarea del aula porque hacen que los alumnos/as se impliquen más en su propio aprendizaje. Si conseguimos que los alumnos/as estén más motivados por la tarea, podremos suprimir una de las fuentes de estrés fundamentales que tiene el profesor/a. Normalmente el papel que tiene el profesor/a y su estrés vienen por la dificultad de hacerse entender por la clase; esto supone que si en la clase hay alumnos/as que hablan…otros que tiran bolígrafos…otros que se les caen… el profesor/a se ve interrumpido en su discurso por estas cuestiones y piensa que pierde el control de la situación. Si nosotros les damos un papel más activo en su propio aprendizaje y nuestro papel es el de facilitadores de la tarea, la calidad de vida del profesorado puede aumentar considerablemente, porque estamos eliminando una de las principales fuentes de estrés; me refiero a todo lo que es la llamada disciplina del aula, la atención de los alumnos/as …, que generan un malestar importante (…) sobre todo si tenemos encuentra que el alumno/a pasa muchas horas en el aula y el profesor/a también, con muchos grupos”.

Autores:
Juan Martínez Ferrer
Juan Manuel Ruiz Salguero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 11 de septiembre de 2013 por .

VISITAS DEL BLOG

  • 163,662 visitas

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 417 seguidores

twitter

thinkingforthechange en Facebook

A %d blogueros les gusta esto: