thinkingforthechange

100% en plural

BAJO PRESION: COMO EDUCAR A NUESTROS HIJOS EN UN MUNDO HIPEREXIGENTE

bajo-presion_como-educar-a-nuestros-hijos-en-un-mundo-hiperexigente_carl-honore_libro-ONFI215Cuando hablamos de educar nos deberíamos para a pensar no sólo en qué debemos educar, sino cómo educar a nuestros hijos y alumnos. Carl Honoré nos ofrece un manual para padres y profesores, en el que nos haber un campo a hacia una reflexión que quizás no estamos muy acostumbrados hacer pero que no deja de ser interesante: Nos habla de la sobreestimulación a la que están sometidos los niños hoy.
Nos parece interesante aportar algunos fragmentos de una entrevista que le hace La Vanguardia titulada: “los límites son necesarios porque dan seguridad al niño”

 

 

-. Los niños no pasan el suficiente tiempo con los padres. Los padres damos todo el valor a lo pequeño, lo simple, lo barato, y los niños lo que más necesitan es nuestra presencia, atención, … . La mayor expresión del amor que podemos tener con nuestros hijos es estar con ellos. Cuando la paternidad acaba siendo un cruce entre el desarrollo de lo que yo quiero que mi hijo sea y  un mis proyectos laborales, …; todos salimos perdiendo, porque nos estamos negando los principales placeres, como compartir, estar, reír…

-. No nos creemos que podemos ser capaces de ser padres, nos cuesta buscar en nosotros mismo la energía y las habilidades que hacen del ser padre un placer, una aventura. Conocemos mejor a nuestros hijos que nadie, sin embargo los educamos como si nos hiciera falta leer pedagogía, psicología, …. . Afirma el autor: “El libro lo escribí para recuperar la confianza en mi mismo como padre”

-. Educar en valores es algo más que leer en un libro, o estudiar con tu hijo como es cívico actuar desde estas premisas. La empatía, la generosidad, la solidaridad es complicado y no se consigue de la noche a la mañana. Nos encontramos muchas veces como padres-educadores obsesionados con la hiperactividad para estar por encima de todos y se ve al otro como un rival, como alguien que le puede quitar el puesto en la universidad, en el equipo de fútbol… Estamos creando consumidores egoístas y eso debemos cambiarlo.

Os invito a que demos una oportunidad ideas como las que nos presenta este autor y otros muchos  en la que la idea de una educación en otra línea, hacia otros paradigmas, nos aportará en el futuro más felicidad y coherencia vital.

 

RECOMENDACIONES BIBLIOGRÁFICAS: En relación con el libro recomendado.

BAJO PRESION: RESCATAR A NUESTROS HIJOS DE UNA PATERNIDAD FRENETICA

Durante generaciones, crecer fue una tarea fácil: ibas a la escuela unas horas al día, practicabas deporte y tenías alguna afición, y el resto del tiempo jugabas. O quizá soñabas despierto. Carl Honoré explica cómo nuestro moderno enfoque de la infancia es todo un fracaso: nuestros hijos están más obesos, miopes, más deprimidos y más medicados que cualquier generación anterior. Usando a los niños como forma de revivir nuestra propia vida, o para compensar nuestras frustraciones personales, hemos destruido la magia y la inocencia de la niñez. Bajo presión no es un manual para padres sino una llamada a la acción: podemos hacerlo mejor. Para ello hay que desacelerar el ritmo, rebajar la tensión y la angustia, prescindir de la competitividad y crear espacios existenciales y relacionales donde sea posible la vida inteligente, emotiva y propia. Con anécdotas fascinantes sobre padres obsesivos (incluyendo la historia de un padre que drogó a todos los contrincantes de su hijo tenista), un amplio espectro de estudios científicos, entrevistas personales y un punto de vista personal, Honoré explica con una prosa persuasiva y clara el fenómeno de la hiperpaternidad, disipa mitos y apuesta por el cambio

 

EDUCAR CON SENTIDO COMUN: TODO LO QUE HAY QUE SABER PARA QUE TUS HIJOS Y TU SEAIS FELICES

na obra práctica y completa que describe de manera sencilla las necesidades de nuestros hijos en cada momento de sus vidas: salud, conducta, miedos, juegos, etc. Una guía actual para educar a nuestros hijos bien, con criterio. Este libro aborda todos los temas que ocupan y preocupan a los padres para concluir con la aportación de orientadores, maestros y profesores. Javier Urra es sinónimo de seriedad y prestigio

 

ELOGIO DE LA LENTITUD: UN MOVIMIENTO MUNDIAL DESAFIA EL CULTO A L A VELOCIDAD

¿Por qué tenemos siempre tanta prisa? ¿cómo se cura esa auténtica enfermedad que es nuestra actitud ante el tiempo? ¿Es posible, e incluso deseable, hacer las cosas con más lentitud?Vivimos en la era de la velocidad.El mundo que nos rodea se mueve con más rapidez de lo que jamás lo había hecho. Nos esforzamos por ser más eficientes,por hacer más cosas por minuto, por hora, cada día. Desde que la revolución industrial hizo avanzar al mundo, el culto a la velocidad nos ha empujado hasta el punto de ruptura.Esta obra rastrea la historia de nuestra relación cada vez más dependiente del tiempo, y aborda las consecuencias y la dificultad de vivir en esta cultura acelerada que hemos creado.

 

LA LENTITUD COMO METODO

La lentitud como método: como ser eficaz y vivir mejor en un mundo veloz, escrito por Carl Honoré, autor de otras obras como Elogio de la lentitud: un movimiento mundial desafía el culto a la velocidad o Bajo presión: Rescatar a nuestros hijos de una paternidad frenética, es una obra clasificada en la categoría de estudios sociológicos, escrito por una de las figuras más importantes del llamado slow movement, surgido a mediados de los ochenta para luchar contra el acelerado ritmo de vida actual. El mundo en el que vivimos se rige por las decisiones rápidas y precipitadas y el espacio para la reflexión y la pausa cada vez es más reducido. La tendencia generalizada a solucionar los problemas solo a corto plazo conduce, demasiado a menudo, a generar complicaciones mayores en el futuro. Además, los psicólogos creen que la ciudadanía espera soluciones rápidas y eso anima a los líderes a tomar decisiones desde la precipitación y desde sus peores intuiciones. En este libro, Carl Honoré nos propone los ingredientes necesarios para evitar que, ante un problema, nos precipitemos siempre hacia la vía rápida, fácil e irreflexiva y conseguir que seamos capaces de resolverlo de forma más lenta pero mucho más eficaz.

 

ELOGIO DE LA EDUCACION LENTA

Los movimientos de la lentitud plantean alternativas a la aceleración que condiciona nuestras vidas: comida, desplazamientos, relaciones personales… Todo está impregnado por una velocidad que no deja saborear el sentido de las cosas y nos aboca a una sociedad neurótica y despersonalizada. Más, antes y más rápido no s on sinónimos de mejor. Aplicar esta afirmación en la escuela y en la educación es una de las cuestiones a las cuales el autor intenta dar respuesta en este libro en que se replantea el tiempo, no desde el punto de vista organizativo, sino con la intención de encontrar nuevas dimensiones que den sentido, entre otros, a la diversidad de ritmos de aprendizaje. La educación lenta es un paradigma que no pretende hacer las cosas a poco a poco, sino saber encontrar el tiempo justo para cada uno y aplicarlo en cada actividad pedagógica. Educar para la lentitud significa ajustar la velocidad al momento y a la persona. Hacer elogio de la educación lenta tiene sentido hoy y aquí en tanto que representa el elogio de un modelo educativo entendido como la pieza clave en el proceso de humanización de la sociedad. El tiempo no puede colonizar nuestras vidas y las de la escuela, sino que hay que devolverlo a los niños y niñas y al profesorado para que pueda ser un tiempo vivido plenamente y, por tanto, plenamente educativo

 
LA PEDAGOGIA DEL CARACOL: POR UNA ESCUELA LENTA Y NO VIOLENTA

Vivimos en la época del tiempo sin espera. Las teorías psicológicas están de acuerdo en que una de las diferencias entre niños y adultos reside en el hecho de que los niños viven según el principio del placer (“todo y ahora”), mientras que los adultos viven según el principio de la realidad (“saber hacer s acrificios hoy para disfrutar mañana”). Yo diría que en la actualidad, los adultos, también en parte a causa de la sociedad del consumismo exacerbado, viven exactamente como los niños, según la modalidad del “lo quiero todo ahora mismo”. ¿Sabremos, entonces, volver a encontrar los tiempos naturales? ¿Sabremos esperar una carta? ¿Sabremos plantar una bellota o una castaña con la certeza de que serán los hijos de los hijos de nuestros hijos quienes disfrutarán de su majestuosidad secular? ¿De verdad sabremos esperar?»

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 13 de abril de 2015 por .

VISITAS DEL BLOG

  • 163,662 visitas

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 417 seguidores

twitter

thinkingforthechange en Facebook

A %d blogueros les gusta esto: