thinkingforthechange

100% en plural

¿ ESCUELA VIRTUAL? LA OPORTUNIDAD DESDE LA AMENAZA DEL COVID-19

kisspng-learning-management-system-educational-technology-cliente-dibujo-5b489e694d1681.3420490415314858013158Desde hace unos días las escuelas han tenido que dar un paso valiente y afrontar como nunca un reto de innovación y adaptación sin precedentes. Una educación basada en la presencia, en la convivencia en las aulas, patios e instalaciones de los colegio, pasa en cuestión de días a comunicarse a través de una pantalla.

Sin saber por cuanto tiempo y sin directrices claras y comunes para todos, añadiendo así un alto grado de incertidumbre y desconcierto. Esto afecta directamente a toda la comunidad educativa: alumnos, familias, educadores y profesores. Es una situación excepcional que carece de propuestas teóricas, organizativas, …; previas que puedan servir de referente.

Toda esta situación nos invita aún más a vivir en el presente, pero sin dejar de pensar en disponer de soluciones y propuestas que puedan servir hoy como plataforma para nuevas propuestas a corto y medio plazo. Y desde ahí seguir caminando en la configuración de una escuela virtual, es decir, de una escuela totalmente virtual.

GESTIÓN DEL TALENTO VIRTUAL: UN RETO COMPARTIDO EN ESTA NUEVA ESCUELA

1. ¿QUÉ NECESIDADES TENEMOS COMO ESCUELA VIRTUAL?

Para caminar en esta escuela virtual los docentes, educadores y todos y cada uno de los equipos y ámbitos de gestión de una escuela han de pasar a nueva modalidad de trabajo: el teletrabajo o teledocencia. Un reto que nos lleva a gestionar los talentos de los profesionales de forma diferente.

kisspng-social-media-marketing-advertising-fishing-talent-5b57cfbfb0fa22.2512841715324814717249

La respuesta organizativa, pedagógica y de gestión que las escuelas en estos momentos deben articular, comienza con una dificultad inicial, de la que debemos ser conscientes, los medios tecnológicos necesarios.  Una clave fundamental para atender desde la teledocencia es lo que se conoce como “Smart working”: concepto que hace referencia a que podemos trabajar desde cualquier ubicación, sólo se necesita un ordenador y una conexión a internet.

Esto nos lleva a suponer que tanto los docentes como las familias y los alumnos/as disponen de la tecnología y recursos tecnológicos suficientes para hacer frente a la teledocencia-teleaprendizaje. De forma que los docentes puedan diseñar actividades, recursos, … pensando en sus alumnos/as y de esta forma continuar con la propuesta educativa de cada escuela. Y a su vez, que las familias y los alumnos/as, disponen de los medios necesarios para acceder a esa propuesta que hace la escuela y continuar con su proceso de enseñanza-aprendizaje.

Podemos afirmar, que no en todos los casos es así. Ni los docentes, ni las familias estaban preparados para esta realidad digital. No todos tienen los medios tecnológicos y las habilidades digitales necesarias para atender a esta demanda y necesidad.

Es un elemento esencial a tener en cuenta a la hora de gestionar una escuela virtual, ya que esta realidad condicionará la respuesta que demos como institución educativa. Esto también nos lleva a pensar cómo adaptaremos y flexibilizaremos nuestras escuelas virtuales, para que todos los miembros de nuestra comunidad educativa se sientan parte de ella.

Por lo tanto, debemos de plantear una gestión de los recursos humanos que no sólo permita poner en valor una educación virtual, si no que hay que dar la oportunidad, el espacio seguro y el tiempo necesario a que los miembros de la comunidad educativa de tu escuela se incorporen de forma activa y positiva. Y en el caso de que sean los medios técnicos digitales la gran barrera que impida que se adentren en esta nueva propuesta, debemos ofrecer alternativas para que puedan implicarse en el cambio los docentes, alumnos y familias, desde la situación en la que se encuentren y  se sientan incluidos.

AMPLIA:
Todo sobre el Smart Working: el nuevo teletrabajo
https://factorialhr.es/blog/que-es-smart-working/

 

2. ¿DÓNDE ESTÁ AHORA LA ESCUELA?: PARTE DE SU RAZÓN DE SER

Ahora la presencia de nuestra escuela está en los hogares de nuestros alumnos/as y de nuestros educadores y profesores. Por lo que las líneas principales de nuestra escuela, la misión, visión y valores, las líneas pedagógicas, las señas de identidad, …; pueden correr riesgo de desdibujarse. Por lo que la comunicación  y la coordinación se convierten en una herramienta esencial en esta nueva escuela virtual.

kisspng-telecommuting-collaboration-freelancer-job-organiz-5af7cdaaf11cc0.2557408515261894829876

Cuando los alumnos, las familias y los docentes, entraban en nuestros colegios veían, experimentaban, conocían y recibían información de nuestra razón de ser, de lo que en la escuela se estaba viviendo en ese instante: día de la paz, proyectos educativos, grupos interactivos con las familias, …

Ese contacto hacia posible que toda la comunidad educativa se sintiera unida, convocada e invitada a vivir entorno a unos valores educativos y unas propuestas que favorecían el crecimiento integral del alumno/a y la participación de las familias.

Ahora  este contacto, esta presencia, a de llegar a la comunidad educativa de diferentes formas. Por lo que cobra una mayor importancia la comunicación tanto interna como externa, haciendo de ésta, nuestra mayor aliada. Si queremos continuar forjando lazos de unión y de pertenecía a nuestra escuela virtual hay que apostar por una comunicación estructurada y con una finalidad clara. Hay que cuidar qué, cómo, cuándo, …; y sobre todo debemos de tener claro el por qué debemos comunicarnos de forma diferente.

Algunas ideas esenciales que pueden ayudarnos a iniciar ese camino de la comunicación de la escuela hacia su comunidad educativa, podrían ser:

  1. Elaborar un sencillo plan de comunicación y difusión, que responda a preguntas como: qué, cuándo, quién, por qué comunicar.
  2. Compartir documentos que sean sencillos y prácticos, que ayuden en la organización, exposición de intenciones, tareas o trabajos, …
  3. Diseñar protocolos de actuación y coordinación claros y concisos, que favorecerán el trabajo colaborativo y coordinado.
  4. Responder y estar atentos a la comunicaciones por e-mail, videoconferencias, llamadas telefónicas, cuidando el lenguaje y las emociones
  5. Estar disponibles y dar respuesta a las dudas de forma clara, no demorar en demasía la contestaciones respetando los horarios establecidos para ello.
  6. Elaborar comunicados de carácter divulgativo, para conseguir difundir lo que se aprende en la escuela virtual
  7. Hacer uso de las redes sociales y medios de comunicación digitales, siguiendo la planificación sugerida en el plan de comunicación de tu escuela

Es de gran importancia mantener el contacto con los educadores, los alumnos y las familias, ofreciendo un espacio para el trabajo compartido, seguimiento y acompañamiento en la educación virtual que estamos poniendo en marcha.

Aunque estamos ante una escuela virtual es importante establecer un horario de reuniones, tutorías, …; nos ayudará como escuela a dar respuesta a las necesidades de coordinación y colaboración. También nos permitirá abordar las situaciones de mayor dificultad, vulnerabilidad y poder orientar la intervención de la escuela a las necesidades de los alumnos y sus familias.

También permitirá a los equipos de gestión, coordinaciones de ciclo, jefatura de estudios y dirección de los colegios a que puedan hacer un seguimiento y acompañamiento de aspectos tan esenciales como:

  1. Acompañar las cargas laborales, equilibrando las demandas que esta escuela virtual tiene. Nos vemos en la necesidad de definir nuevas competencias y funciones que antes no teníamos.
  2. Valorar el reparto de tareas, evitando así la sobre carga de los docentes, educadores, alumnos y las familias.
  3. Favorecer el cumplimiento de los horarios de trabajo, dándole valor a estos horarios de trabajo personal, atención a familias y reuniones de coordinación. Y de esta forma buscar el cuidado de la persona.
  4. Supervisar la puesta en marcha de los acuerdos recogidos en las actas de las reuniones, potenciando así un trabajo coordinado y compartido por todos.
  5. Ofrecer soluciones a problemas técnicos, evitando así que la ansiedad ante la impotencia de dar respuesta a los acuerdos o compromisos impidan una buena marcha de la tarea educativa
  6. Dar orientaciones y pautas concreta para responder a incidencias, reclamaciones o dificultades detectadas y que no caigan en el olvido. Dando así evidencias de ser una escuela abierta y en constante proceso de crecimiento adaptándose a las nuevas situaciones teniendo presente a todos.
  7. Velar por que se den reuniones que sean funcionales y operativas, esto garantizará un sentimiento de aprovechamiento del trabajo, permitirá una mayor eficacia y seguir fieles a las líneas marcadas desde la institución educativa y las normativas vigentes.
AMPLIA:
Cómo hacer un plan de comunicación en la empresa
https://nagoregarciasanz.com/plan-de-comunicacion/

Como elaborar el plan de comunicación
http://cristinaaced.com/pdf/planComunicacion_BIC%20Galicia.pdf

 

ALGUNAS CLAVES PARA GESTIONAR  UNA ESCUELA VIRTUAL PENSADA PARA TODOS

1. ESTABLECE LAS PAUTAS DE TRABAJO DESDE EL INICIO

Es muy importante establecer unas pautas claras de teletrabajo y más aún en el ámbito de la teledocencia. Pautas dirigidas tanto para los educadores y profesores,  como para las familias y los alumnos. El equipo directivo debe comunicar eficazmente en cuanto le sea posible los términos y condiciones de la labor educativa virtual. Y en el caso de que ésta pueda ser cambiante debemos de explicitarlo con un mensaje claro y recurrente como puede ser: por ahora, en estos momentos, …

Una herramienta que se convierte en aliada a la hora de gestionar organizativamente el paso de una escuela presencial a una virtual es el horario. Un horario de reunión, atención a las familias y a los alumnos. Esta herramienta ayuda a dar estabilidad y seguridad a los docentes y a las familias. Ya que una organización estructurada y conocida por todos ofrece un espacio seguro donde poder acudir en caso de necesidad de ser orientado, atendido y escuchado.

Lo más recomendable es establecer reuniones semanales con los diferentes equipos de trabajo y de igual forma de atención a las familias y el alumno. Pero esto no quita que los diferentes equipos o grupos de profesores que comparten materias o tareas, deseen reunirse por su cuenta. Es una gran idea invitarles a que lo hagan dentro de su jornada de teletrabajo y que puedan respetar la organización escolar virtual.

De igual forma como equipo directivo, es conveniente disponer de reuniones periódicas para gestionar las necesidades de la escuela y poder hacer frente a las eventualidades que se den en el día a día. Organizar las respuestas a las necesidades detectadas y en el espacio destinado para las reuniones establecidas en los horarios de la nueva escuela virtual y abordar aquellos aspectos necesarios para la buena marcha de la escuela. De esta forma contribuimos a darle sentido a una organización flexible pero a la vez que aporta estabilidad, estructura y seguridad a todos los miembros de la comunidad educativa.

2. SIEMPRE QUE PUEDAS UTILIZA HERRAMIENTAS DE TRABAJO COLABORATIVAS

Como veníamos refiriéndonos antes, la tarea de educar es compartida y debe seguir siendo así, dentro de las posibilidades de las familias, alumnos y educadores. Una clave que nos puede ayudar a hacer esto posible, es hacer uso de las herramientas digitales colaborativas. Disponer de un espacio común, como una plataforma digital y que todos tengan acceso a ella facilita mucho este aspecto.

Si logramos que todo el equipo tenga acceso a ella y desde ahí se diseñe, plantee y se de forma a la respuesta virtual de la nueva escuela, esto hará posible una propuesta para todos y pensada para todos.

Esta herramienta permitirá que los docentes de diferentes etapas educativas, puedan diseñar una enseñanza virtual que respete la verticalidad de sus programaciones, que no esté desconectada de la realidad de sus alumnos y sus familias y que disponga una gran variedad de alternativas para acceder a ellas.

De esta forma la conexión, la relación escuela-familia quedará garantizada, de igual forma que antes la podíamos tener cuando acudían al colegio y nos veíamos a diario. Los documentos compartidos, las aulas virtuales, los cuadernos virtuales, los comentarios on-line, las videoconferencias y los e-mail; son ahora mismo nuestro espacio de relación y comunicación.

3. SER CONSCIENTES DE LAS VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE UN ENTORNO VIRTUAL

El cuidado de todos los miembros de la comunidad educativa en un entorno educativo no presencial, en el que nos vemos obligados a una comunicación virtual, nos lleva a tener que usar la tecnología, el audio y el vídeo para comunicarnos con personas que no están físicamente presentes ante nosotros. Esto hace inevitablemente de la escuela virtual un entorno diferente en las relaciones, con ventajas e inconvenientes y unas características concretas que hacen que el cuidado de las relaciones interpersonales sea más necesario que nunca.

Esta comunicación a distancia y a través de medios digitales nos permitirá como educadores, familias y alumnos/as:

  1. Seguir creciendo en el conocimiento mutuo y vincularnos aún más en el proceso de enseñanza y aprendizaje que se organiza de forma diferente. Por ejemplo, un alumno y su familia pueden acceder la propuesta educativa de la escuela a su ritmo, conforme sus posibilidades organizativas y recursos disponibles.
  2. Facilita el acceso a información por parte de todos y vincular la propuesta educativa a los temas más variados, centrados en competencias, metodologías más motivadoras como por ejemplo aprendizaje basado en problemas, … ; respetando el ritmo de aprendizaje de cada uno.
  3. Fomenta el estudio, los vínculos, los intercambios, el trabajo colaborativo y todo desde una plataforma digital que una vez adquirido los conocimientos de su uso, nos abre un sin fin de posibilidades. Un alumno puede compartir con un grupo de compañeros documentos: editarlos, comentarlos, …, conjuntamente y los docentes realizar un seguimiento de este proceso e incluso aportar orientaciones.
  4. Deja de lado las barreras que tienen que ver no solo con el tiempo y el espacio, permitiendo una educación más individualizada y centrada en el proyecto educativo de cada alumno. Posibilitando un proceso de enseñanza-aprendizaje más pensado para el crecimiento personal y de sus competencias.

Pero en cambio, también pone de manifiesto ciertas desventajas y dificultades. Que como escuelas virtuales no debemos olvidar y buscar soluciones en la medida de nuestras posibilidades:

  1. Perdemos el contacto cara a cara, la parte presencial que aporta un plus a las escuelas. La convivencia se hace más fría y la comunicación de emociones menos cercana, las relaciones entre todos los miembros de la comunidad educativa pierde cercanía.
  2. Estar detrás de una pantalla puede dar sensación de anonimato o derechos de un ejercicio de libertad mal entendida. Se pueden generar en las comunicaciones una falsa sensación de que podemos decir lo que queramos y como queramos, que en el caso de tener la persona frente a ti posiblemente no comunicaríamos de esa forma o con esa vehemencia. Un ejemplo de ello puede ser un e-mail todo en letra mayúsculas entrando en valoraciones personales, opiniones sesgadas y no fundamentadas hacia un usuario del espacio virtual común y enviado a horas intempestivas. De esta forma damos muestra de un uso inadecuado del entorno virtual que podría ser favorable y posibilitador de relaciones más globales y que fomenten la convivencia.
  3. Hay que tener especial cuidado con los datos personales, la intimidad, …; no podemos olvidar que este espacio virtual entra en los hogares, en espacios muy personales de los alumnos, las familias y educadores, por lo que la escuela virtual que posibilite continuar con una propuesta educativa diferente, debe contemplar desde el principio la necesidad de garantizar la seguridad de sus usuarios y los datos que en ella se trabajen.

En definitiva, el cuidado de los miembros que formen parte de una comunidad educativa virtual debe ser una prioridad por parte de todos, de igual forma o más si cabe que cuando la escuela era presencial. En cualquier lugar, espacio, …; donde se de un encuentro, estaremos  ante oportunidades y riesgos. Y cuando estamos en la escuela presencial somos conscientes de ellos y educamos a nuestros alumnos para que también lo sean. No olvidemos que el entorno virtual también debemos seguir educándolos en como aprovechar sus beneficios y prevenirnos de sus riesgos.

4. MOTIVA A TODOS LOS MIEMBROS DE LA COMUNIDAD EDUCATIVA: EN PARTICULAR A LOS DOCENTES

Los docentes estamos haciendo del reto de la escuela virtual una oportunidad de aprendizaje y explorando así nuevas formas de enseñar.  Al igual que cuando estábamos ejerciendo nuestra labor dentro de la escuela presencial y entendíamos que nuestro compromiso vocacional va más allá de impartir clases en las aulas y buscábamos como poder llegar a nuestro alumnos y ofrecerles espacios de crecimiento.

Ahora desde el reto de la escuela virtual,  los docentes están ampliando sus horizontes, dedicando horas de trabajo, estudio y diseño de nuevas propuestas educativas que sean accesibles a todos sus alumnos, y que respondan a una programación que garantice el cumplimiento de la normativa.

Desde los equipos de gestión, familias y sociedad en general, no podemos perderlo de vista. Y reconocer su esfuerzo, valorarlo y acompañarlo, es esencial para poder gestionar el talento de cada uno de ellos. En una escuela presencial o virtual,  se debe acompañar los procesos de crecimiento de cada uno de los miembros de su comunidad educativa, y en el caso de los docentes, es tarea de los equipos directivos, coordinadores , … . Para lo que entre otros aspectos, los docentes deben comprobar que les ofrecemos los espacios, las estructuras organizativas, el tiempo y apoyo necesario, para llevar a cabo su tarea.

Confiar en ellos, su profesionalidad y criterio, a la vez de lograr que se sientan reconocidos y acompañados en su tarea diaria presencial o virtual, debe ser tarea de todos los demás miembros de la comunidad educativa de una escuela.

Pero en el caso de estar cada uno en sus hogares y ser más compleja la comunicación y la puesta en valor de tanta entrega por la educación y fidelidad al proyecto educativo de la escuela de la que forma parte. Debemos de ofrecer espacios de comunicación institucionales que ahonden en este aspecto de reconocer y retener el talento de los docentes y completar con un sueldo emocional mayor si cabe que cuando estás en una escuela presencial.

5. COMUNÍCATE CON TODOS LOS MIEMBROS DE LA COMUNIDAD EDUCATIVA CON FRECUENCIA

Una herramienta más que nos puede servir para gestionar y seguir creciendo con sentido en esta escuela virtual, pasa por ofrecer espacios de comunicación y feedback con los diferentes miembros que integran la comunidad educativa de tu escuela.  Espacios dispuestos y diseñados para cada uno de ellos en función de sus necesidades y responsabilidades.

Es recomendable disponer de una organización que posibilite un contacto diario entre los educadores, tanto formal, como pueden ser reuniones de coordinación, como algo más informal motivado por la demanda o necesidad de cada docente. Herramientas como grupos de chat privados, video conferencias, espacios de consulta comunes como una sala de profesores virtual, donde esté ahí el calendario de reuniones, horario de trabajo, tutorial, información esencial, …; permite que se de una comunicación global que pueda atender a la diversidad existente en un claustro de una escuela ahora virtual, antes presencial.

Un espacio también de comunicación entre el alumnado y las familias con los docentes, tutores, profesores, …; garantiza que la comunicación fluya y pueda sentirse la cercanía y la disponibilidad de una escuela que lejos de ser algo artificial da muestras a diario de vida, sentido y proyecto educativo común. Espacios como aulas virtuales con su tablón de anuncios, chat privados, videoconferencias, video tutoriales, e-mail , …; de la mano de un horario de atención personalizada y de seguimiento hace posible un entorno virtual que cuida las relaciones y el contacto.

Una comunicación interna que posibilita que tanto los docentes, los alumnos, como las familias de esta escuela virtual puedan caminar juntos y entiendan que las ventajas de esta propuesta educativa son mayores que las posibles desventajas que podamos encontrarnos en la génesis de la misma. Y donde una organización y el uso de unas herramientas que todos tengamos a nuestro alcance nos harán reales los objetivos que tenemos como escuela: educar, acompañar y favorecer el crecimiento personal de nuestros alumnos.

6. GESTIONEMOS LA INCERTIDUBRE DE ESTE CAMBIO

Es normal y comprensible que un cambio tan importante como hemos dado de una escuela presencial a una virtual en un tiempo record, nos lleve a un estado de incertidumbre, miedo y vértigo. En condiciones normales las personas,  las empresas, cualquier organización tienen miedo a los cambios extremos, el teletrabajo, …;  y en nuestro caso a la teledocencía.

Aunque debemos  alejarnos lo más posible de pensamientos derrotistas o de imposibilidad que nos mantengan inmóviles. La incertidumbre al cambio, nos debe ofrecer la oportunidad de pararnos y pensar desde un nuevo punto de vista. Podemos enfocar esta nueva realidad, y preguntarnos cuáles son los principios que nos movían a diario en una escuela presencial y como esos mismos (los pilares) no deben tambalearse en un propuesta de escuela virtual.

Pensar como si estuviéramos diseñando la organización escolar presencial en la que los horarios, tiempo de descanso, las reuniones de coordinación, …; eran una pieza calve para nuestro trabajo. Y cómo todo ello también debe darse una propuesta virtual de escuela. No olvidarnos que cuando acudíamos al colegio a diario disponíamos de un lugar de encuentro y comunicación donde el acompañamiento de los educadores, alumnos y familias eran pieza clave de la tarea educativa. Para ello teníamos las tutorías, el saludo de cada mañana, hacer actividades conjuntamente entre materias, clases y metodologías que estimulasen el aprendizaje, …; esto también debe estar presente en el entorno virtual. Todo ello y mucho más nos daba y nos tiene que dar ahora la seguridad que la incertidumbre del cambio nos ha podido debilitar.

Para ello debemos pensar que disponemos un gran número de herramientas de gran valor que nos ayudan a hacer posible nuestra tarea como docentes: ordenadores, internet, conocimientos de uso de las mismas, ganas, ilusión, vocación, trabajo en equipo, …. Ahora nos toca darle forma a una tarea que no tiene barreras: enseñar y acompañar el crecimiento personal de los alumnos y sus familias.

Comenzar por un horario, actividades que podemos valorar y mejorar semana a semana, sesiones de tutorías por video conferencias, trabajos colaborativos con documentos compartidos en plataformas digitales, …; todo aquello que se nos ocurra y que de forma coordinada como escuela podamos poner en marcha. No podemos olvidar que hay que cuidar una pieza que también era de importancia en una docencia presencial y que ahora desde lo virtual no puede verse dañada. Debemos garantizar una educación para todos y la oportunidad de acceder a ella.

Trabajar para lograr una propuesta educativa que no pierda su verticalidad, que esté coordinada y asumida por todos. Junto a un sentido de unidad y compromiso, nos harán que la incertidumbre pierda poder. La labor coordinada y planificada por los equipos directivos de los colegios, los equipos de coordinación pedagógica, …; son pieza clave en esta tarea.

Asumir la nueva situación a partir del nuevo punto donde estamos ahora  y pensando en el presente como una oportunidad que nos conduce a ver el futuro como un reto,  sin pensar que volveremos al pasado, ya que ese tuvo su momento. Una vez termine esta situación de excepcionalidad la escuela retornará pero no será la misma, habremos aprendido, crecido y evolucionado a una Nueva Escuela.

7. CONVERTIR LAS AMENAZAS EN OPORTUNIDADES

En situaciones como la sufrida por el coronavirus, es normal que el equipo de educadores no deje de pensar en lo complicado y difícil de la situación que estamos viviendo socialmente. Es por eso por lo que la motivación del equipo de educadores debe hacerse extensiva a toda la comunidad educativa, siendo esto más importante que nunca.

Es el momento de promover espacios donde la escuela crezca y se sitúe en un constante proceso de mejora. Es el momento de caminar hacia una escuela que aprenda y sea flexible. Las propuestas de los primeros días, no deben ser inamovibles, debemos permitirnos aprender de nuestros errores y estar en un entorno de aprendizaje en constante cambio y crecimiento. Dejar de lado años de sabiduría metodológica presente en una escuela presencial que daba frutos favorables y lanzarnos a la aventura de soñar y diseñar juntos un respuesta nueva ante un nuevo reto de la sociedad. Es el momento de reaccionar y anticiparnos sin perder de vista, como hemos mencionado anteriormente, los principios pedagógicos de las instituciones educativas.

Convertir las amenazas en oportunidades. Y para ello las nuevas tecnologías son imprescindibles. Hasta hace poco más de unas semanas, herramientas como la nube o los equipos portátiles eran una buena opción para la comunicación y cooperación laboral, pero hoy se han convertido en una necesidad. Y posicionarnos con la certeza de que la escuela y los docentes somos más que capaces de incorporarlos y hacer de ellas nuestras aliadas nos pone en el camino de las oportunidades. Las escuelas que creen en que los acontecimientos y las necesidades educativas de sus alumnos son el motor del cambio, estarán en el camino.

De la misma forma los educadores que entiendan que la diferencia, la circunstancias excepcionales, son una oportunidad perfecta para seguir creciendo y reafirmando su vocación de educar; serán los más preparados para liderar este cambio. Las comunidades educativas que lejos de sentirse amenazadas piensen y empiecen a creer en una escuela que APRENDE y con ello se transforma, crecerán juntos y abrazaran esta situación como una nueva oportunidad.

Es vital que los equipos directivos se posicionen al frente de esta nueva oportunidad, convencidos de que las necesidades de los alumnos/as, son y serán el motor de cambio y crecimiento de la escuela. Para ello dominar las herramientas digitales, investigar, comprender la situación que están viviendo todos los miembros de la comunidad educativa, …, capacitará a este equipo para poder liderar una escuela que asume el reto de una educación hoy por hoy diferente pero apasionante.

En conclusión, el nuevo reto que estamos viviendo terminará tarde o temprano y volveremos a una escuela presencial que indudablemente no será la misma. Ya que hemos dado un paso importante en el ámbito virtual y como sociedad hemos comprobado la vulnerabilidad de nuestro sistema. Dependerá de nosotros aprovechar esta oportunidad de crecimiento e interiorizar qué hemos podido aprender de todo esto como institución educativa de la mano de las experiencias, reflexiones y propuestas que tanto los docentes, alumnos y familias, compartamos cuando todo este termine.

Una vez recuperemos la normalidad podemos seguir como antes,  aunque también, podemos usar la plataforma creada para continuar cuidando las relaciones, afianzando el acompañamiento del alumnado, depurando nuestra programaciones y aplicando lo ventajoso que nos aportan las herramientas digitales a la educación y enriquecernos de ello.

Continuar trabajando para disponer de escuelas que aprendan a diario, crezcan y se transformen para dar respuesta a las necesidades de sus alumnos, será probablemente el reto si conseguimos consolidar lo aprendido en estos días. Podremos desde lo presencial seguir brindando oportunidades a todos los alumnos, educadores y familias de crecimiento y transformación como muestra de haber sido capaces de interiorizar los restos y las dificultades como una oportunidad y no como una amenaza. Partir del compromiso mutuo de toda la comunidad educativa donde pongamos el cuidado de persona, las relaciones y las comunicaciones, para llegar a una escuela más inclusivas y comprensiva que nunca.

 

REFRENCIAS:

Claves para liderar equipos de teletrabajo

¿Cómo liderar un equipo de teletrabajo? 5 consejos a tener en cuenta

Teletrabajo: cómo dirigir a un equipo que trabaja desde casa

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 12 de abril de 2020 por .

Navegación

VISITAS DEL BLOG

  • 432.236 visitas

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a 463 seguidores más

twitter

A %d blogueros les gusta esto: